Agenda, Antologías, Ediciones CYLCON

CYLCON I: abierto el plazo para la recepción de relatos FORASTERO EN TIERRA EXTRAÑA

Cartel bases CYLCON I: Forastero en tierra extraña
Gracias, Patricia Reimóndez Prieto, por este estupendo cartel.

La Asociación de Castilla y León de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror (ACLFCFT) abre la recepción de relatos para su antología anual CYLCON I, antes conocida como Kalpa, cuya temática este año es:

«Forastero en tierra extraña».

Podéis descargar y compartir el cartel en el siguiente enlace: CYLCON I FTE CARTEL BASES; y por supuesto, difundirlo, imprimirlo y ponerlo en cuantos más sitios mejor.

Buscamos relatos que aborden cómo las personas exploran sociedades y culturas extrañas y cómo estas reaccionan ante el forastero. Forastero en tierra extraña (Stranger in strange land) es una novela de Robert A. Heinlein, publicada originalmente en 1961. Podéis encontrar más información sobre la novela y el autor en esta entrada que hemos preparado para ayudar a centrar el tema: https://aclfcft.wordpress.com/2020/07/21/forastero-en-tierra-extrana/

bajo las siguientes BASES:

  1. Pueden participar:
  • Los socios/as de la ACLFCFT.
  • Cualquier autor/a, sea socio/a o no, nacido/a o residente en Castilla y León.

Sigue leyendo “CYLCON I: abierto el plazo para la recepción de relatos FORASTERO EN TIERRA EXTRAÑA”

Nuestros socios escriben

Mobbing, un relato de Marco Granado

#lamuerteossientatanbienCYLCON

La Muerte se miró al espejo. Estaba irreconocible. Entre la peluca del todo a cien, las gafas de sol y la mascarilla no se distinguía un centímetro de hueso. Los guantes de látex se ajustaban demasiado a sus falanges, pero para un rato, daban el pego. Por si acaso, se echó la capucha por encima. Tenía cita con una abogada. No se acordaba del nombre, y lo prefería así. A los vivos no solía sentarles bien que ella se fijara mucho en ellos. Sigue leyendo “Mobbing, un relato de Marco Granado”

Nuestros socios escriben

Chupitos: Por su nombre, un relato de Almudena Mendoza Palacios

#lamuerteossientatanbienCYLCON

—Disculpe, ¿la despedida del Sr. Peláez?

—En la sala 2. Acaba de empezar.

—Muchas gracias…

Odio llegar tarde. No lo soporto. Abrir la puerta y que todo el mundo se gire para mirarme. Me siento desnudo, terriblemente cuestionado. Por fortuna, esta vez no fue el caso. Nadie me prestó la más mínima atención, aunque la despedida ya hubiera comenzado y el ruido que hice al sentarme fuera demasiado estridente.

—… desde luego, la trayectoria del Sr. Peláez siempre fue impecable. Es una pena que se haya ido, incluso diría que una desgracia. Que ya no esté con nosotros sin duda marcará un antes y un después. Aun así, no está mal saber que se encuentra en un lugar mejor en el que podrá descansar por fin.

—¿Pero esto qué es? —dijo la señora que tenía al lado con tono de profunda indignación. —¿Una jubilación o un funeral?

—Yo tampoco lo tengo claro, la verdad —contesté intentando aplacar su ánimo.

—Es que una ya se cansa, ¿eh?

—¿Disculpe? —La miré sin comprender a qué se refería.

—Sí, que una ya se cansa de que nadie la llame por su nombre.

En ese momento me quedé helado. ¿A qué se refería exactamente? Ella notó enseguida mi desconcierto y, girando su rostro pálido para mirarme, añadió:

—La Muerte, ¡soy la Muerte! Y el Sr. Peláez no se ha ido ni está en un lugar mejor, como las Bahamas. ¡Se ha muerto! ¡Muer-to! Ag, qué hartazgo… Me dan ganas de pasaros a todos por la guadaña.

—Oiga, señora, que yo en esto de los eufemismos no tengo nada que ver. A mí no me cuesta nada en absoluto decir que el Sr. Peláez está muerto.

—¿Perdona, cómo has dicho?

—Que no me cuesta nada decir que el Sr. Peláez está muerto.

—¿Qué? No te entiendo bien.

—¡Que no me cuesta nada decir que el Sr. Peláez está muerto! ¡Muer-to!

Todos los presentes se giraron para mirarme y sus ojos reprobatorios me desnudaron por completo. Pero eso no fue lo peor porque, en ese instante, la Muerte, con una sonrisa de profunda satisfacción, se levantó y, antes de marcharse, me dijo:

—Nos vemos pronto.

Nuestros socios escriben

Lazos que no se pueden romper, un relato de José del Caño

#lamuerteossientatanbienCYLCON

Todo termina.

Todo se reanuda. O por lo menos está en fase de reanudarse.

¡Maite!

Por fin ha dejado de dolerme el pecho, no duele porque ya no tengo. Soy consciente que he perdido mi físico humano y, en cuanto me doy cuenta de ello, me surge un pequeño brote de ansiedad que no va a más porque ya me esperaba algo así. Sigo siendo un individuo, pero ahora solamente estoy formado por energía y conocimiento. Algunas religiones se referirían a mi estado como “alma”. Sigue leyendo “Lazos que no se pueden romper, un relato de José del Caño”

Nuestros socios escriben

Chupitos: Es su trabajo, un relato de Yolanda Fernández Benito

#lamuerteossientatanbienCYLCON

¿Dónde estoy? ¡Apenas me puedo mover! Y ese olor… ¿madera, tierra húmeda…?

¡SOCORRO!

Debo tranquilizarme. ¿Dónde está la cuerda? ¡Aquí! ¡La encontré! Suaves tirones bastarán para que la campana suene. James, el enterrador, vive muy cerca, en la caseta del cementerio. La oirá y me rescatará. Es su trabajo. Sigue leyendo “Chupitos: Es su trabajo, un relato de Yolanda Fernández Benito”