Nuestros socios escriben

El viento soñador y otros relatos, reseña de Marco Granado

El viento soñador y otros relatos. Antología de fantasía y ciencia ficción
Edición y selección de Mariano Villarreal
Ed. Sportula (mayo 2018)

Fuera del subtítulo, la selección de textos entra casi en su totalidad dentro del campo de la fantasía (si es que este existe), con algunos relatos en un terreno fronterizo con la ciencia ficción, y abarca desde la vuelta de tuerca a la espada y brujería que realizan los veteranos Rodolfo Martínez y Ferrán Varela, el terror distópico de Maureen F. McHugh y Abel Amutxategi, la fantasía más pura y lírica de Jeffrey Ford (en el relato que da título a la antología, excelente), el humor negro de Tim Pratt, hasta el horror lovecraftiano de Rubene Guirauta (del que, por cierto, se podrían haber acordado los amigos de la extinta Nocte a la hora de sacar su pobre antología Ritos de Dunwich).

La relación de relatos y autores (en el orden en que aparecen en el libro) es:

  • Romance diferido, Mike Resnick
  • La concubina y el bárbaro, Rodolfo Martínez
  • Siegaespectros o La vida después de la venganza, Tim Pratt
  • Las cadenas de la casa de Hadén, Ferran Varela
  • La verdad del muro de piedra, Caroline M. Yoachim
  • Rosa de Navidad, Abel Amutxategi
  • El viento soñador, Jeffrey Ford
  • En la isla, José Jesús García Rueda
  • El naturalista, Maureen F. McHugh
  • Rojo, Cristina Jurado
  • El horror de Valserenosa, Rubene Guirauta

Para evitar una reseña de cada relato y no entrar en spoilers, mencionaré solo lo que me parece más llamativo del conjunto:

  • No me han convencido ni el cuento de Mike Resnick (¿de verdad ha sido finalista del Nebula y del Sturgeon?) ni la isla de José Jesús García Rueda, que no logró atraparme ni por el estilo (algo caduco para mi gusto, sin la gracia de Guirauta) ni por el argumento.
  •  Tim Pratt: debería exigirse por ley que en todo libro de relatos haya al menos uno que promueva la sonrisa. Si además se cierra el círculo de manera emocionante, se demuestra altura de gran escritor.
  • El lirismo de corte anatómico al que llegan Caroline M. Yoachim y Cristina Jurado, desde planteamientos totalmente diferentes.
  • Cómo Maureen F. McHugh nos introduce en un entorno en el que la psicopatía resulta una clara ventaja adaptativa.
  • La hermosa metáfora de Jeffrey Ford, que crea un mundo onírico al que la realidad lucha por rescatar.

En cualquier caso, la calidad media de los textos es alta y la selección, aunque no incluye tantos relatos premiados como en otras antologías del editor, demuestra su buen hacer general. El campo temático es amplio, capaz de involucrar hasta a los lectores no demasiado interesados en la literatura fantástica moderna, sin elfos ni hadas pululando por los textos. Gusta confirmar que los autores españoles no desentonan, que cualquiera de sus relatos podría estar firmado por un anglosajón y a nadie extrañaría. Y, siempre está bien recordarlo, aunque son solo tres los cuentos escritos por mujeres —precisamente aquellos que rozan o entran en la ciencia ficción—, elevan la calidad media de la antología. Que cunda.

En resumen, un libro muy recomendable para los amantes de la fantasía moderna en todas sus vertientes.

1 comentario en “El viento soñador y otros relatos, reseña de Marco Granado”

Los comentarios están cerrados.