Nuestros socios escriben

El salvaje, un relato de Rafael Heka

La nieve golpeaba el parabrisas y el viento azotaba cruelmente aquella diminuta aeronave mientras John trataba de corregir una disfunción inesperada en el sistema ambiental que, al efecto del cénit de la madrugada, estaba convirtiendo la cabina de pilotaje en un cruel refrigerador. Los motores, a su vez indolentes, buscaban detenerse cobrándose así el precio del imperdonable descuido para con su alimento de plasma. No era para menos, la verdad; aunque, si hubiesen podido razonar, habrían entendido que el hecho no era más que la desgraciada consecuencia de una huida desesperada, dramáticamente jaleada y torturada con la fecha más afilada que el fluorescente calendario digital de la consola encontró para hacerle sangrar aún más sus enrojecidos ojos: 24-12-2.348. Sigue leyendo «El salvaje, un relato de Rafael Heka»