Nuestros socios escriben

La buena samaritana, un relato de Yolanda Fernández Benito

Como cada mañana se despertó cansada. Hacía años que no disfrutaba de un sueño reparador. Desayunó desganada sabiendo que cualquier cosa que tomase le sentaría mal. Otro día de aburrido trabajo en aquel barrio de estirados.

Aún no había amanecido cuando se encaminó a la parada de autobús y como la mayoría de los días tuvo que correr para cogerlo. Jadeante se sentó en uno de los asientos del fondo, al lado de la ventanilla. No es que prestase mucha atención a aquel anodino paisaje urbano, pero lo prefería a los situados en el estrecho pasillo donde era más que probable recibir algún golpe fortuito. Se puso sus auriculares y sintonizó una cadena al azar. Cualquier cosa con tal de evitar las conversaciones insulsas de sus compañeros de viaje. Sigue leyendo «La buena samaritana, un relato de Yolanda Fernández Benito»

Anuncio publicitario