Nuestros socios recomiendan

Resurrecionistas, recomendaciones de Yolanda López Aguinaga

#altercerdiaCYLCON

Mis recomendaciones para este mes giran en torno al resurreccionismo. Es un tema que me fascina, así que además de compartir mis recomendaciones espero recibir alguna de propina. A modo de breve introducción, para profanos: «Resurreccionista» era un modo higiénicamente british de referirse a los ladrones de cadáveres.

En 1506 el rey escocés Jacobo IV permite a la compañía de Barberos-cirujanos diseccionar criminales ajusticiados. Hasta entonces solo se permitía diseccionar animales. En 1542 el Parlamento Británico permite por primera vez la disección condenados y en 1564, Isabel I de Inglaterra limita esta práctica a cuatro cuerpos al año.

Mientras, las escuelas de medicina en Londres salen como setas, ya que en Gran Bretaña no se requiere licencia para abrirlas. En el siglo XIX se condenan a la horca apenas a medio centenar de reos al año, mientras las escuelas demandaban más de quinientos cuerpos.

Para solventar el problema además de criminales ajusticiados se va permitiendo de forma gradual la disección de suicidas y cuerpos sin reclamar, aparecidos en la calle o muertos de forma violenta. Seguía sin ser suficiente. Surgió el negocio, y muy rentable: un cuerpo adulto de media rondaba las cuatro libras, los mejores podían llegar a alcanzar las diez libras. Esto suponía sacarse en una noche un sueldo muy superior al de un trabajador cualificado en toda una semana. Una barbaridad de lo más tentadora a la que puso fin la promulgación de la Ley de Anatomía de 1832.

Pero mientras tanto, pasaron cosas… He aquí mis recomendaciones.

  • Diary of a resurrectionist, James Blake Balley (Londres, 1896), editado para la biblioteca de Real Colegio de Cirujanos de Londres. Esta delicia morbosa está exquisitamente editada en español, incluidas profusas ilustraciones, por La Felguera en 2016.
  • Cuidades bajo tierra, Londres. En estos magníficos documentales descubrimos otro lucrativo negocio auspiciado por el robo de cadáveres. Aquellos que se lo podían permitir, además de proveer a los cementerios de vigilantes, pagaban por los más estrafalarios modelos de «pattent coffins» y «mortsafes», jaulones y sistemas de sellado que tras la puesta del ataúd en tierra garantizase su inviolabilidad.
  • Londres lleva la fama, pero Edimburgo cuenta con los dos «resurreccionistas» (ejem) más famosos: Burke y Hare. En el capítulo 1 de la segunda temporada de Lore, serie disponible en Amazon Prime de la que poco se habla, así que en algún momento le dedicaré más atención. ¿Por qué molestarse en robar cadáveres y esperar a que el cirujano de turno decidiera su valoración en función de su estado, pudiendo asesinar a los especímenes óptimos para aumentar las ganancias? Asfixiar a alguien sin apenas dejar marcas se conoce actualmente como «burke». Quiso el destino y su raro sentido del humor que los pillaran. Aún sin pruebas concluyentes, Hare testificó en contra de Burke, con lo que fue colgado el 28 de enero de 1829 y diseccionado públicamente en la Escuela de Medicina de Edimburgo. ​ Su esqueleto, máscara mortuoria y varios objetos hechos con su piel se encuentran expuestos en el museo de la escuela.
  • En cuanto a ficción recomiendo los siguientes relatos: El ladrón de cadáveres, (Robert Louis Stevenson, 1884), Herbert West, reanimador (H.P.Lovecraft, 1921) y El caso de Charles Dexter Ward (H.P. Lovecraft, 1928). Y no, no citaré a Frankenstein ya el que Victor en ningún momento aspira a resucitar a nadie; todo lo contrario, su pretensión es crear vida.
  • Una variante algo rara del resurreccionismo, pero escalofriantemente real son los casos que dieron origen a la famosa frase «saved by a bell». Los entierros prematuros con falsos diagnósticos de defunción ante patologías confusas ―para la época― como la catalepsia o la narcolepsia forjaron toda una ola de temor a ser enterrado vivo que se materializó en un cordel que unía la muñeca del difunto con una campana en la superficie. Así, en caso de despertarte amortajado en tu ataúd, y si no te morías del susto antes, podías cómodamente tocar la campaña para que te desenterrasen en vez de hacer que te sangraran los dedos rascando la tapa. De nuevo, podemos ver este tópico en la serie Lore, en este caso en el capítulo uno de la primera temporada.
  • Mujeres regresadas de la tumba por amor, Edgar Allan Poe nos relató tres con nombre propio: Eleonora, Ligeia y Morella. Emilia Pardo Bazán también nos trajo una resucitada, no, «La resucitada», en uno de sus relatos; aunque intuyo más en él crítica social que intención terrorífica.

  • He dejado para el final un libro con un significado muy especial para mí: El cementerio de animales de Stephen King. Tenía yo como unos diez o doce años, no creo que mucho más, ya que veraneaba todavía con mis padres y hermanos, abuela, tíos, primos, y un largo etc que acababa con los huesos más jóvenes pernoctando en colchonetas, a veces en el jardín. A veces con un gato negro enredándoseme en las rodillas, jugándose la vida cruzando la carretera hasta los contenedores del hotel que había enfrente, trayéndome, satisfecho, el hijo de puta, un ratón o un pájaro muerto a la almohada. Creo que no lo he pasado mejor ni peor en la vida leyendo una novela de terror y todavía recuerdo ese «thrill», ese escalofrío seco, que todavía hoy me sigue dando una buena novela de terror.

En fin, que dije que esperaba recomendaciones y lo dije de verdad. ¿Qué resurrectos ilustres me recomendáis? Espero vuestros comentarios.

6 comentarios en “Resurrecionistas, recomendaciones de Yolanda López Aguinaga”

  1. Muertos y enterrados, gran película de Gary Sherman, con guión de Dan O’Bannon y Ronald Shusett. Una gran película de terror. Ni Amenábar ni Shyamalan fueron los primeros en plantear una historia en la que el protagonista tiene truco.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .