Nuestros socios recomiendan

Antigua sangre, reseña de Marco Granado

Ya tenemos aquí el último libro con las aventuras de Charlie Parker y sus dos compañeros, Angel y Louis. El número dieciocho de la serie. Y eso sin contar la novela corta Las extrañas hermanas Strange, que Connolly publicó serializada en su web durante el confinamiento, de forma simultánea en cuatro idiomas, incluido el español (no os molestéis en buscarla; la retiró a los pocos días de la última entrega, con la promesa de revisarla de cara a una futura edición impresa).

Cualquier lector esporádico de Connolly habrá comprobado que no es imprescindible leer los libros en orden cronológico (yo suelo recomendar a quién me pregunta empezar por El camino blanco, el cuarto). No obstante, Antigua sangre continúa la trama del libro anterior, La mujer del bosque, por lo que la lectura de este es casi imprescindible para seguir la historia. Parker no suele dejar cosas sin resolver. En el texto aparecen también referencias a El invierno del lobo (un libro anterior de la serie), lo suficientemente explicadas para que no dificulten la lectura.

Los elementos fantásticos son ya fundamentales y se muestran nítidos donde antes aparecían esporádicamente o vislumbrados entre ensoñaciones o a partir de la conducta o las motivaciones de los malvados. Hay dioses antiguos, no dioses, dioses enterrados. Hay quiénes han pactado una aparente inmortalidad. Hay fantasmas, unos en paz y otros no. Hay sangre, mucha sangre, balazos y cuchillos. Y un libro muy especial.

En este libro, el escenario se desplaza a Holanda e Inglaterra. Los tres personajes principales han envejecido y sufren de más achaques de los que les gustaría, pero siguen resultando un trío fascinante. Sigue sin quedar clara la naturaleza de Parker, el protagonista, humana o medio humana, al igual que la de sus antagonistas. Ese es uno de los grandes aciertos de la serie: unos personajes siempre en el filo, diáfanos en sus motivaciones a la vez que ambiguos en cuanto a su esencia.

Connolly ha depurado su estilo. Abandonada la primera persona del narrador (desde La canción de las sombras), mantiene sus características líneas argumentales paralelas, los capítulos cortos y las referencias históricas puntuales que demuestran un sólido trabajo de documentación y dan colorido a la historia. Todo aderezado con personajes secundarios siempre bien perfilados y la introducción puntual del humor (antes de acabar el primer capítulo ya me había reído un par de veces; eso sí, la siguiente sonrisa tardó en aparecer). En este sentido, la evolución de su escritura va hacia un mayor detalle y complejidad de las tramas sin perder por ello agilidad y tensión narrativa. Todo un éxito.

En resumen, Antigua sangre es una lectura muy recomendable para el verano (si no has leído antes La mujer del bosque, el pack da para las vacaciones completas). La única pega está en si tienes dificultades para cerrar un libro cuando la cosa está interesante; en este, te costará encontrar un momento de paz.

Antigua sangre

Ed. Tusquets, colección andanzas, serie Detective Charlie Parker (763 páginas)

Traducción de Vicente Campos

Original de 2019, primera edición española de junio de 2021

Anuncio publicitario