Nuestros socios escriben

Los fogones de CYLCON, hoy cocinamos al estilo Matrix

«Si tomas la pastilla azul la historia acaba, despiertas en tu cama y crees lo que tú quieras creer. Si tomas la roja te quedas en el País de las Maravillas y te enseño qué tan profundo es el hoyo. Recuerda, sólo te estoy ofreciendo la verdad, nada más».

¡Qué difícil elección! Si yo fuese Neo no lo tendría tan claro. A ver, que la elección entre seguir siendo una marioneta más en la Matrix teniendo una vida más o menos burguesa o conocer toda la verdad y unirte a la lucha activa contra los opresores, corriendo de un lado para otro emulando a ET buscando un teléfono para volver a su casa, no es baladí.

No solo es lo de la militancia activa. Es que, como pasa en muchas otras películas, si eres un héroe comprometido te toca dejar la ropa elegante y de marca colgada en el armario y echarte encima cualquier trapo que parece sacado del outlet del Primark y lavado dentro del tambor del camión de la basura orgánica. Sí es verdad que, en este caso, al equipo rojo les permiten desplazarse por Matrix en cueros. Que también te digo que el cuero no es lo mejor para andar correteando y haciendo cabriolas como si no hubiese mañana, que me da dolor solo de pensar en cómo tienen que tener la entrepierna de rozada.

Desde mi punto de vista y el de mi estómago, he de decir que, aunque muchos no lo tengan en cuenta cuando ven la película porque se la pasan atiborrándose a palomitas y tomando refresco de a litro, Morfeo realmente lo que está dando a elegir no es entre dos inofensivas pastillas. El muy capullo lo que te está poniendo delante de los morros es el meterte entre pecho y espalda un jugoso filete Chateaubriand, que real, real, no es, pero tiene un sabor espectacular o un pocillo de apestosas gachas, con tropezones de los que mejor no preguntar el origen.

Y una vez hecho este preámbulo y llegados a este punto, estamos preparados para daros la receta del mes. Cómo sabemos que os gustan los luchadores hemos elegido la pastilla roja. Pero no os vamos a dar la receta de la proteína unicelular combinada con aminoácidos sintéticos, vitaminas y minerales con la que tan alegremente se nutren nuestros héroes. Hemos pensado mejor en recrear los recuerdos de Mouse cuando menciona el Tasty Wheat, que no es otra cosa que un arroz con leche de toda la vida, pero cocinado con trigo blando.

TASTY WHEAT

Ingredientes:

  • 1.250 ml de leche
  • 250 gr de trigo blando
  • 125 gr de azúcar
  • Cascara de limón y/o naranja
  • 1 rama de canela

Preparación:

  • En una cazuela cocemos la leche con la cascara y la canela.
  • Cuando hierva echamos el trigo dejamos cocer a fuego lento unos 30 min removiendo de vez en cuando.
  • Cuando la leche tenga aspecto de crema añadimos el azúcar y cocemos durante 10 min más.
  • Retirar la cascara y la canela y dejar enfriar.

Espero que disfrutéis de las puchas y que os ayuden a sentiros un verdadero tripulante del Nabucodonosor.

Una confesión, nosotros somos más de pastilla azul. Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.