Nuestras tertulias

TERCYL: ¿De qué te ríes, CYLCONITA?

Para no hacer desmerecer al tema elegido para la tertulia de este mes nos hemos puesto serios e intensos para debatir sobre el humor en el género. Como de costumbre llevábamos un montón de preguntas a las que buscar respuesta. ¿El humor es un género en sí mismo? ¿Cuándo consideramos que es comedia con unas gotitas de fantasía/ciencia-ficción/terror o fantasía/ci-fi/terror con humor? ¿Límite con la parodia? ¿Con qué obra te has reído mucho pero no crees que esa fuera la intención? ¿Cómo es posible que me esté riendo de esto?

El caso es que no sabemos si respondimos adecuadamente a tan interesantes cuestiones, pero nos hartamos a usar términos y expresiones como parodias, humor involuntario, ni puta gracia y alivios cómicos. Además mentamos un montón de obras que pueden provocar desde una risa floja a una carcajada pasando por una sonrisa culpable. Sigue leyendo «TERCYL: ¿De qué te ríes, CYLCONITA?»

Agenda

Más allá de la ficción hay ciencia, un artículo de Alex González sobre el proyecto en colaboración con la Universidad de Burgos

Este año, la Asociación de Castilla y León de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror está colaborando con la Universidad de Burgos (UBU) en un proyecto pionero que busca investigar la posibilidad de utilizar las narraciones de ciencia ficción como materiales para la divulgación de las ciencias. Se trata del proyecto «Más allá de la ficción hay ciencia», que ha conseguido también subvenciones de la FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología), así como el apoyo del Ayuntamiento de Burgos y La Estación de la Ciencia y la Tecnología de Burgos.

El proyecto se plantea llevar al aula cuentos, microrrelatos y relatos de ciencia ficción y utilizarlos como material de base para analizar los aspectos tecnológicos y científicos que abordan, o como material de partida para introducir conceptos relacionados. Para ello, propone la formación del profesorado en técnicas narrativas y de análisis científico.

Desde la UBU organizan además un concurso de trabajos de ciencia ficción elaborado por los alumnos, gracias a los cuales se podrá evaluar la eficacia de esta didáctica. Sigue leyendo «Más allá de la ficción hay ciencia, un artículo de Alex González sobre el proyecto en colaboración con la Universidad de Burgos»

Visto/leído

Lo que nuestr@s soci@s han VISTO (y un prólogo de “leídos” perdidos) en febrero, recopilado por José Luis González

No me funciona muy bien el sistema que tengo para guardar y ordenar las colaboraciones de los socios; tampoco me funciona muy bien la cabeza, así que no me preocupo demasiado. Miro a mi alrededor y culpo a la primera persona que veo… ¿Hay alguien por ahí? Sigue leyendo «Lo que nuestr@s soci@s han VISTO (y un prólogo de “leídos” perdidos) en febrero, recopilado por José Luis González»

Visto/leído

Lo que nuestr@s soci@s han LEÍDO en febrero, recopilado por José Luis González

Mirad, lectores, los textos que han servido a nuestros socios para soñar, aprender, experimentar este mes de febrero, tan corto, tan poco bisiesto, presentados sin orden ni concierto:

 Yolanda Fernández Benito: «En mis lecturas de este mes no han faltado los monstruos, unos más amables que otros. Todas las chicas descalzas de Nieves Mories nos recuerda que los verdaderos monstruos son de carne y hueso. Es esta antología de relatos más o menos cortos nos presenta la barbarie humana desde el punto de vista de las víctimas. Como siempre la autora nos golpea en la boca del estómago hasta dejarnos sin aire. Los que más me han horrorizado, Miss american pie y La chica descalza en la colina de arándanos. Con La cocina de los monstruos también me ha dolido el estómago, pero esta vez de risa. He disfrutado releyendo varios títulos de la colección y esta vez en solitario sin la mirada interrogante de un cachorro que no entendía porque su madre se reía de libros para pequeños. También he leído varios cuentos de Anton Chéjov que, aunque, por supuesto, no es autor de género, coquetea con leyendas rusas más o menos fantásticas».

Manuel J. Linares: «En el club de lectura de Lola Mérida, este mes le ha tocado el turno a Solaris, de Stanislaw Lem, un clásico de obligada lectura para todo amante del género que quiera reencontrarse con el sentido de la maravilla y un alegato ante la imposibilidad de comunicación con una inteligencia extraterrestre tan distinta a la nuestra.»

Yolanda siempre adscrita al terror. Aunque también es cierto que el Solaris de Manuel, además de lo que él cuenta, tiene una lectura un tanto inquietante. No llega a terror, pero casi…

Marco Granado: «He continuado con la trilogía Los ojos bizcos del sol, de Emilio Bueso. Ya ha caído Antisolar, el segundo volumen (el tercero, del que aún me faltan unas pocas páginas por leer, irá en marzo, y entonces ya podré dar una visión más de conjunto). Más de lo mismo. Narración lineal, en orden cronológico, ritmo, mucho ritmo y el trapo haciendo de las suyas. El cambio de escenario en el que transcurre la acción (mucha) permite el desparrame imaginativo de Bueso. Las virtudes predominan sobre los defectos. Hasta ahora, muy recomendable.

Fuera de relatos sueltos para descansar de los caracoles de Bueso, me llegó a últimos de enero el nº 14 de Windumanoth. Como siempre, artículos variados y buenos relatos. De este, me quedo especialmente con Das Steingeschöpf, pura y maravillosa fantasía de G. V. Anderson, y entre los españoles El veneno de Turing, de Eduardo Iriarte. Un escritor interesante, este Iriarte. Merecerá la pena seguirle. Pues eso.»No debería de meterme, pero me meto: estoy en la lectura del tercer libro de los ojos bizcos del sol y puedo decir que del segundo guardo un buen recuerdo (y del primero). Ya competiré con Marco en marzo comentando el tercero. A ver qué opinamos de la trilogía cada uno. Presiento que nos vamos a divertir…

Marta Rodríguez: «Febrero se ha pasado volando y he leído muy poco: una novela autopublicada, Guerreros de Selenne, de Anna G. Morgana, y un par de clásicos, los Cuentos de terror de Edgar Allan Poe y El fantasma de Canterville de Oscar Wilde.

Guerreros de Selenne o cómo escribir una novela de cazadores de demonios y otras criaturas con todos los clichés del género BIEN. Da lo que promete, tiene representación LGTBI, y se disfruta un montón.

Los cuentos de terror de Poe los había leído de jovencita y me apetecía recordarlos… Para darme cuenta de que no me acordaba de nada. Por ejemplo, de que están escritos en primera persona. Algunos me han gustado más que otros, pero puede que mi favorito sea El corazón delator.

El fantasma de Canterville. Me saca un poco de la historia que el fantasma atraviese paredes pero que se pueda vestir y lo puedan tocar y hacerle perrerías «físicas». El humor de Wilde me gusta tanto que la mayoría de sus libros los tengo subrayadísimos, pero este no va a ser uno de ellos. Divertido, sí. Pero sin más.»

Según hablas de Guerreros de Selenne me acuerdo de otra novela ya comentada, La compañía Amable de Rocío Vega: Una compañía de mujeres que se dedicaban a lo mismo que describes: demonios, magia, etc… Muy bien narrada también. Y coherente también. Y todo lo demás también.

También (perdonad por lo reiterativo) es importante releer de vez en cuando según qué clásicos. Poe esta bien, un gran escritor de terror. De Wilde ya opinas tú, que yo no lo he leído.

Kate Lynnon: «Saludos, Páter (igualmente, Kate): La verdad es que no tengo ni idea de qué he leído cuándo, así que no me aventuro a poner fechas. Desde que cerré mi blog no he vuelto a llevar la cuenta de mis lecturas y de las cosas que he visto mes a mes. Además, últimamente he alternado cosas de género con cosas que no tienen nada que ver. Te mando una lista de mis últimas lecturas de género.

Parece que la cosa va de antologías. Después de varios meses con ella, al fin he terminado Nacido de hombre y mujer y otros relatos espeluznantes de Richard Matheson. He de decir que, aunque no todos los relatos son de terror, el adjetivo espeluznante es muy apropiado para gran parte de ellos, pues incluso los de la ciencia-ficción o la fantasía más «inocentes» tienen momentos oscuros y desagradables. Pensaba hacer en algún momento de mi vida un Top 10 de mis favoritos, cosa que no sé si haré porque ya no tengo blog. Sin embargo, si lo hiciera, ganaría por goleada «El vestido de seda blanca». Nunca un relato tan breve y sencillo me dejó tan marcada.

Actualmente estoy alternando entre otras dos antologías: por un lado, Un corazón atribulado de George R. R. Martin; por el otro, la recopilación de poesía y relato gótico Desde mi tumba, de varios autores. El juramento de lealtad que hice al señor Martin me obliga a comprarme y leerme todo lo que pillo que lleve su nombre, así que algunos de los relatos que conforman esta tercera parte de su autobiografía literaria ya los conocía. Por ahora, destaco mi querido «Variantes sin salida», la triste historia de un grupo de ajedrecistas universitarios, y la novela corta Tráfico de piel, una historia policíaca en la que los licántropos tienen un papel muy destacado. En cuanto a Desde mi tumba, en la que yo misma participo con un relato, surgió como homenaje a Bécquer en el aniversario de su muerte. Llevo leídos un par de poemas y tres relatos, y en algunos de ellos el lenguaje y la ambientación están tan logrados que bien podrían ser del propio Bécquer (o de Poe, en su defecto).»

Con lo bien que lo explica Kate es suficiente. (me podría haber callado, pero el Páter es mucho Páter, jaja)

Alex González: «Este ha sido mi mes Le Guin. Empecé con El relato (2000), una novela ambientada en un hipotético planeta Aka al que han llegado enviados del Ekumen pero que todavía no se ha adherido completamente a esta hermandad interplanetaria. Se trata de una bastante evidente inversión de roles de lo que fue El Gran Salto Adelante, la revolución china en la que Mao proscribió el taoísmo. El juego de paralelismos es interesante y la escritura de Le Guin siempre merece la pena, pero no es su obra más brillante del ciclo de Hainish.

Esto me hizo querer revisar uno de sus clásicos, Los desposeídos (1974). Ni siquiera recordaba haberla leído… y he quedado prendado una vez más de la escritura de la Gran Maestra. La estructura, la trama, la descripción de las sociedades, la osada especulación, su profundo humanismo… Los desposeídos es una de las mejores obras jamás escritas.»

Amen a todo.

Jorge Pérez García: «Mi última lectura finalizada es Derecho de sangre, la sexta entrega de la saga protagonizada por Harry Dresden, el único mago que aparece en las páginas amarillas de Chicago. Muy en la línea de anteriores entregas, sigue ampliando (mejor dicho, detallando) el trasfondo y el mundo creado por el autor. En esta ocasión se centra un poco más en la Corte Blanca, además de seguir ofreciendo pinceladas que nos permiten conocer el pasado de Harry. En resumen, puro entretenimiento Dresden y poco más.»

Nada puedo decir, que no he leído nada de este autor, pero si es entretenimiento a mí me vale (esas tardes de lluvia junto a la ventana…)

Y esto es todo lo leído en febrero. Me agrada la cantidad de obras clásicas (por llamarlas de alguna manera, que muchas de ellas son imperecederas, de ahora mismo) que se están leyendo o revisitando. Es recuperar un poco de las lecturas pasadas, las de hace unos pocos añitos. Pero también me agradan las lecturas del momento, de las y los escritores actuales, cargaditas de nuevas propuestas. Ya entiendo que la mayoría de esas propuestas deben madurar, pero aquellas que aciertan… Serán el futuro del género, al tiempo.

Nos vemos en el “visto” dentro de unos días. Mientras tanto, sed buenos, sed pacíficos, sed personas, por favor.

Visto/leído

Lo que nuestr@s soci@s han VISTO en enero, recopilado por José Luis González

Tras la panzada del “leído” viene la del “visto”. De sobras sabéis que es más fácil ver que leer, por la inmediatez y la simplicidad y eso… Así que hay material. Vamos con ello, esta vez desde la Z hacia arriba, por cambiar un poco. Sigue leyendo «Lo que nuestr@s soci@s han VISTO en enero, recopilado por José Luis González»