Nuestros socios escriben

Cuenta la leyenda: el Tío Tragaldabas, por Yolanda Fernández

Con el final del verano y la llegada del mes de septiembre muchas localidades de nuestra comunidad se resisten a entrar de lleno en la rutina y, a modo de despedida, disfrutan de las últimas fiestas del verano dedicadas al Cristo, a la Virgen (eso sí, cada una la suya) o algún santo o santa. El caso es tener una excusa para festejar.

Aunque personalmente cada vez me gustan menos los barullos de gente y todo lo que conllevan las fiestas, será que me estoy volviendo una rancia, no me resisto a tirar de nostalgia y recordar con cariño las fiestas de mi ciudad, aquella semana en la que disfrutábamos de atracciones excepcionales que se nos negaban a diario. Sigue leyendo «Cuenta la leyenda: el Tío Tragaldabas, por Yolanda Fernández»

Anuncio publicitario
Nuestros socios escriben

Cuenta la leyenda: Imagine Dragons… in Ledesma, por Beatriz Mabbut

El pasado mes de marzo, después de retrasarlo varias veces, al fin tuve la oportunidad de acercarme a Sevilla para disfrutar de una exposición a la que le tenía muchas ganas: la que el Museo de Bellas Artes de Sevilla dedicaba al artista Juan de Valdés Leal con motivo de su cuarto centenario. Sigue leyendo «Cuenta la leyenda: Imagine Dragons… in Ledesma, por Beatriz Mabbut»

Nuestros socios escriben

Cuenta la leyenda: El castillo palacio de Magalia, por Kate Lynnon

Seguro que habéis oído hablar de un pueblo de Ávila, cercano a la frontera con Madrid, llamado Las Navas del Marqués. Entre otras muchas cosas, ese pueblo es famoso por su castillo: el Castillo-Palacio de Magalia, un edificio de estilo renacentista que hoy en día es una de las principales atracciones turísticas locales.

Lo que tal vez no sepáis es que ese castillo tiene su propia historia. Con fantasma incluido. Y salseo. Y más cosas divertidas. Ríete tú de Escocia. Sigue leyendo «Cuenta la leyenda: El castillo palacio de Magalia, por Kate Lynnon»

Nuestros socios escriben

Cuenta la leyenda: Güela, por Isabel Pedrero

La anciana se despertó cuando los primeros rayos de sol comenzaban a clarear el cielo. Le gustaban las mañanas, sobre todo las mañanas de verano como aquella, en la que el aire se colaba limpio y fresco por las ventanas abiertas. Se echó una toquilla sobre los hombros y salió al exterior, llenando sus pulmones de naturaleza viva. El Lucero del Alba brillaba aún con fuerza y los pájaros todavía no habían comenzado a trinar. Pudo ver la sombra de Lobo acercarse con paso tranquilo hasta colocarse a su lado, restregando el lomo contra su pierna. Sigue leyendo «Cuenta la leyenda: Güela, por Isabel Pedrero»