Nuestros socios escriben

La canción del caos, un relato de Antonio del Hoyo

Las palabras, los símbolos musicales, conforman un conjunto de signos que sólo pueden dar vueltas en círculo a cierta distancia de la realidad que tratan de describir. Cualquier lenguaje es un sistema organizado, y se basa en una estructura que lo hace manejable. Sin embargo, aunque el idioma que se me reveló a mi pesar aquel día era monstruosamente caótico, llegaba al centro exacto de lo que describía. Lucho a diario para no utilizarlo. Escribir sobre lo que pasó el día que conocí el caos me ayuda a no olvidar la vida tal como era, así que vuelvo a redactar el relato. Pero sé que sólo estoy retrasando lo inevitable. Sigue leyendo «La canción del caos, un relato de Antonio del Hoyo»

Anuncio publicitario
Nuestros socios escriben

Cuenta la leyenda: ¿Qué fue de Artabán?, por Yolanda Fernández

—¡Joder! ¿Qué has hecho? —preguntó el más joven de los tres hombres que permanecían erguidos en la habitación.

—Pedazo salvaje, ¿cómo has podido hacer semejante barbaridad? —dijo otro de ellos, cuya boca y ojos rivalizaban por ver cuál podía abrirse más, mientras miraba al cuarto hombre—. ¿Aún está vivo?

—No seas estúpido, cómo va a estar vivo si este animal le ha partido el cuello de un estacazo —gritó el primero intentando que su compañero de juego dejase de decir tonterías. Le apreciaba, pero no soportaba aquellos comentarios que soltaba sin pensar y menos en la situación en la que se encontraban por culpa de aquel demente que tenía por primo.

—Digáis lo que digáis se lo tiene merecido. Artabán es, bueno era, un avaro y un tramposo —dijo el tercero en discordia que aún sujetaba fuertemente el cayado con el que había acabado con la vida del cuarto hombre. Sigue leyendo «Cuenta la leyenda: ¿Qué fue de Artabán?, por Yolanda Fernández»

Nuestros socios escriben

Dixit – Pobre Leda, un relato de Kate Lynnon

Lo sé, no es normal.

Perdóname. Desearía poder darte una explicación, pero no tengo ni idea de lo que ocurrió; mis recuerdos son vagos, difusos, pero lo intentaré. Creo que lo más extraordinario que ha podido pasarme en los últimos tiempos fue durante uno de mis paseos. Ya sabes: de tanto en tanto necesito despejar la mente y estar a solas, lejos del bullicio del ágora y del palacio. Así que me adentro en la naturaleza para depurarme. Me gusta caminar a la orilla del río: acariciar los juncos con las yemas de los dedos, sentarme en alguna roca, desentumecer los pies en el agua fresca… El verdor me aporta calma, y cuando la luz de la puesta de sol baña el paisaje, los destellos en la superficie fluvial y en las hojas son un deleite para mis retinas. Sigue leyendo «Dixit – Pobre Leda, un relato de Kate Lynnon»

Nuestros socios escriben

La final del Mundial, un relato de Marco Granado

Martina abrió la puerta de su pequeño departamento, en el barrio de la Boca, al ladito mismo de la Bombonera. No esperaban visitas a esa hora, apenas acabada la cena. Ante ella, una mujer rubia, vestida con un traje azul marino, tacones y cola de caballo. Elegante, señorial. Llevaba gafas de sol opacas, como el joven que le acompañaba un paso por detrás, también trajeado y con un maletín de cuero negro.

—Buenos días. ¿Está el señor Gómez?

—Sí está. ¿De parte de…?

—Me llamo Ana. Ana Modeo. El señor Gómez me ha citado aquí. Un asunto de negocios.

Martina entornó la puerta y fue a buscar a su marido, que veía la televisión en pijama y zapatillas. El enésimo programa deportivo, ahora que solo faltaban dos días para la final del Mundial. Julián Álvarez, De Paul, Dibu Martínez, eran nombres que sonaban a cada poco en la casa. Y por encima de todos, Messi, por supuesto. Sigue leyendo «La final del Mundial, un relato de Marco Granado»

Nuestros socios escriben

Chupitos: Buena chica, un relato de Yolanda Fernández Benito

Una lágrima rodó por su pueril mejilla al contemplar el cuerpo inerte de su adorada perrita.

Laika no era la misma desde el día en que, cuando jugaban en la orilla del río, aquella apestosa rata se cruzó en su camino. Sigue leyendo «Chupitos: Buena chica, un relato de Yolanda Fernández Benito»