Autores Socios/as

Conoce a Beatriz Mabbut, una entrevista de Jose Luis González

«Me llamo Beatriz y nací en Salamanca. Siempre me han gustado las humanidades, así que primero estudié Filosofía y después Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. En el año 2015 obtuve el premio extraordinario del máster en Estudios de Género de la Universidad de Salamanca. Recientemente concluí un segundo máster por la universidad de Oviedo en Estudios de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación con la defensa de un trabajo final sobre la obra del escritor estadounidense Ted Chiang. Al finalizar, me puse manos a la obra con mi primera novela larga y me matriculé en otro máster en El Mundo Clásico y su Proyección en la Cultura Occidental.

En enero de 2022 obtuve el segundo premio del XXXIII Certamen Literario de Ciencia Ficción Alberto Magno con la novela corta Spolia. Además, soy redactora en la revista de literatura juvenil La avenida de los libros (@avenida_libros), colaboradora de la web Algunos Libros Buenos y pertenezco a la Asociación de Castilla y León de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror

Beatriz García Sánchez, escritora salmantina que forma parte de una hornada de escritoras castellano leonesas que, a nuestro criterio dará mucho que hablar. Y mucho que leer, esperamos.

Va a ser fácil porque Beatriz escribe con una soltura envidiable, narrando todas sus historias con una precisión lingüística poco vista en la actual literatura. Su uso de palabras de significado ajustado a la frase (palabras que no se usan frecuentemente pero que son las acertadas) da una frescura inusitada a la narración, al tiempo que facilita, en frases cortas, una acertada descripción del entorno y del personaje. Eso es lo que apreciamos los lectores, una lectura fluida. Ahora vamos a pedir a la autora que nos lo confirme o nos lo encauce.

Redacción: «Por tu biografía descubrimos que estas formada en múltiples disciplinas. Filosofía, Teoría de la literatura y, últimamente, Estudios de la ciencia y la innovación. ¿Podemos suponer que todo ese aprendizaje ha hecho que, desde el primer relato publicado, ya hayas mostrado un buen hacer narrativo? ¿O te ayudas de otras fuentes para escribir?»

Beatriz: «Elegir estudios de humanidades te obliga a leer mucho, y no hay mejor curso de escritura que leer. En ese sentido sí, quiero pensar que algo me habrán ayudado tantas horas bajo el flexo a no pegarle demasiadas patadas al diccionario. Luego, en lo que respecta a la inspiración para inventar historias, pues buena gana de negar que también. No hay nada nuevo bajo el sol. Una picotea de aquí y de allí y al final junta pelusas, como decía Nabokov. Pero las historias saltan donde menos te lo esperas; durante un viaje, conversando con una amiga, viendo las noticias.»

R: «En todo lo publicado hasta ahora subsiste la impresión (del lector que soy yo) que para ti el o los personajes son la fuente principal de la historia. La narración discurre por decorados fantásticos donde los personajes nos muestran su ser más profundo. ¿La importancia del personaje, de trasmitir claramente sus sentimientos, deseos y motivaciones, marca esas narraciones tuyas?»

B: «No es la primera vez que me lo comentan. Sin personajes no hay historia. Y con personajes planos mejor que no la haya. La espinita clavada que tengo en la creación de personajes es que, como lectora, mis favoritos son los perdedores. Pero después, a la hora de escribir, no consigo darles el protagonismo que desearía. A ver si con el tiempo…»

R: «También existe en algunas de tus narraciones un cierto juego con los mitos de antaño (No digamos nada: el lector tiene que buscar las claves de Volver a Enna y de El huésped de Anníceris. Si lee los relatos y después busca esas claves disfrutará el triple de las lecturas), o con mitos literarios. Da la impresión de que hay un juego oculto de la Escritora en todos sus relatos con muchas referencias a elementos del pasado. Incluso, juraría, que los nombres de los personajes y de los lugares salen de esa memoria histórica que atesoras. ¿Nos comentas estas afirmaciones, cuasi gratuitas, que nos hemos atrevido a hacerte? ¿Acertamos o no hemos entendido nada?»

B: «Aciertas, aciertas. Desde chiquitaja me han vuelto loca los mitos clásicos. Uno de mis libros favoritos era de Anaya. Se titulaba Monstruos, dioses Y hombres de la mitología griega y tenía unas ilustraciones impresionantes. Han pasado los años y, como cantaba Julio Iglesias, “la vida sigue igual”. Actualmente estoy cursando un máster en El Mundo Clásico y su Proyección en la Cultura Occidental porque al final nuestras obsesiones no nos abandonan. Uno de mis autores favoritos es Stephen Fry, que sacará este año el cuarto volumen de una serie en la que revisita los grandes mitos de la Grecia clásica. Y sí, con frecuencia echo mano de nombres parlantes que tienen alguna relación con el carácter de quien lo lleva. Muchos escritores disfrutan con esos juegos semánticos. Lo dicho, nada nuevo bajo el sol: esto ya lo hacía Aristófanes y con mucha más gracia que servidora.»

R: «En nuestro afán para que nos descubras tus tripas literarias te vamos a poner otro reto: tus primeros relatos están escritos en primera persona y de forma absolutamente lineal. No molesta, aunque no es fácil narrar así sin aburrir, ya que elaboras frases concisas, breves y MUY descriptivas (ese uso acertado de las palabras…). En las historias más recientes ya hay un juego de diálogos, muy sorprendente también, pues hace que los personajes se liberen de la narración y crezcan por si solos. Todo un acierto literario. Dinos Bea ¿cómo lo haces? Aquí quiero que nos hables del trabajo de escritora: métodos, herramientas… ¿qué es una escaleta, por ejemplo?»

B: «Lo de escribir en primera persona hay quien dice que es una característica propia de autores novatos. No sé si es verdad. Creo que no lo veo así, aunque con los años se me ha antojado más cómoda la tercera persona.

Los métodos son algo muy particular y supongo que lo importante es que cada una dé con el que le funciona. Se habla mucho de ser mapa o brújula. Bueno, yo me quedo con la etiqueta que otra cylconita, Patricia Reimóndez, le arrebató a una amiga suya: escritora puzzle. En mi caso, necesito documentarme mucho antes de ponerme a escribir. Me da miedo meter la pata y poner a un griego del siglo IV a. C. a beber limonada, por ejemplo. Bueno, con todo, algo siempre se me escapa. También es importante esa fase de documentación porque a veces la propia Historia (con mayúsculas) es la que te ayuda a contar la historia (con minúsculas). Yo tengo bastante imaginación, pero no tanta como para no necesitar un poco de impulso de vez en cuando.

Y lo de la escaleta… Buena pregunta. Una escaleta es una especie de esquema con resúmenes de cada uno de los capítulos que vas a escribir. Una suerte de protoborrador. A mí me resulta muy útil, aunque sé que hay gente que no los necesita y es perfectamente capaz de tirarse a la piscina de la página en blanco sin mojarse antes ni los pies. No sé cómo lo hacen. Los admiro.»

R: «Si tengo que dar color a las historias de Beatriz diré que NO tienen GENERO, tienen color: color del desierto, color de ultratumba – oscuro-, color de vapor y oxido, color de Bosque… y que son historias de gente. Gente a la que le pasan cosas, que crece, que siente, que sufre también. Eso tiene que ser porque las historias que interesan a Beatriz tratan siempre de…»

B: «Hombre género sí tienen. Unas son de terror, otras de ciencia ficción. La fantasía la trabajo menos, aunque leer sí que leo de todo. A lo del óxido y el vapor le veo mucho sentido porque tengo debilidad por el steampunk. Y lo de los bosques, pues igual. Aunque Castilla y León tiene fama de ser un secarral, yo nací en un cachito de Salamanca muy verde, con mucho bosque. Los bosques son muy literarios. Ana María Matute dedicó su discurso de entrada en la RAE a los bosques y a la fantasía, que van muy de la mano.  O de la rama. A mí para verme feliz solo hay que llevarme a un pinar. Y ya si es a buscar setas ni te cuento.»

R: «¿Beatriz Alcaná será desde ahora el sello distintivo de tu literatura?, En una entrevista NO se explica nunca el porqué de un Seudónimo, así que no lo vamos a preguntar aquí, Simplemente queremos saber si barajas la opción de usar tu nombre o tu seudónimo indistintamente o te decantarás por el seudónimo (ya me contarás a mí solo de dónde sale cuando nos tomemos unas cervezas con torreznos).»

B: «En mi familia bromeamos con que tenemos apellidos de niño expósito. Uno de mis apellidos es el más común del país. El otro es el séptimo. Pero esa no es la razón por la que empecé a usar pseudónimo. Creo que fue más bien por timidez, para que nadie de mi entorno muggle pudiera relacionarme con esa otra persona que escribe cuentos de fantasmas. He tenido varios pseudónimos. Al principio era Lady Ovejita, luego Beatriz Alcaná (por nada en concreto, solo porque me pareció que sonaba bien) y últimamente firmo como Beatriz Mabbut (le he copiado el apellido al protagonista de una novela que me gustó mucho). Dentro de quince días igual lo cambio otra vez. No sé. Depende del ánimo con el que me levante.»

R: «No estoy loco al afirmar que la narrativa de Beatriz es muy buena, Lo dicen los demás, a través de los múltiples premios que ha logrado. El último, un clásico entre los premios de ciencia ficción en esta piel de toro, ha sido el UPV (universidad del país vasco) que, aunque no has ganado, has quedado segunda por un pelo, como si lo hubieras hecho. No queremos saber que se siente al ganar premios o menciones o… Eso lo pregunta todo el mundo. Nosotros queremos saber si son gasolina suficiente como para llegar al siguiente relato, a la siguiente convocatoria… ¿Los sientes como motor del mundo narrativo maravilloso en el que te desenvuelves?»

B: «No sabes lo que anima que te den un premio, aunque sea el segundo. Por mucho que nos guste decir que escribimos para nosotros mismos, hace falta un poquito de reconocimiento para no tirar la toalla. A todo el mundo le agrada una palmadita en la espalda de tanto en tanto. Igual hay escritores que no la necesitan, que están convencidos de que lo que lo que hacen es estupendo y de que son el nuevo fénix de los ingenios. No es mi caso. Soy muy insegura y agradezco cualquier elogio. Y un premio, al final, es un elogio.»

R: «Normalicemos un poco la entrevista, para finalizar. ¿Qué proyectos tienes? ¿Qué historias nos vas a contar? ¿Te planteas como reto ganar un IGNOTUS o eres más ambiciosa y quieres ir a por el IGMORTUS directamente? (y perdona el chiste, lo explicas tú, si quieres).»

B: «Ahora mismo estoy con una novela que se desarrolla en esta nuestra comunidad durante la segunda República española. Quería escribir algo de romance paranormal (que se vende mejor), pero me está saliendo terror puro y duro porque soy así de chunga. También soy lentísima escribiendo, así que no creo que la termine antes de un par de años.»

Lo del IGNOTUS (ese premio tan chulo que concede Pórtico) me haría mucha ilusión porque el monolito me quedaría divino en el salón, pero soy realista: no tengo nada que hacer. El IGMORTUS me gustaría todavía más, sobre todo porque querría decir que los hemos lanzado (son una broma recurrente entre cylconitas/¿proyecto? que quizás vea la luz algún día). Aunque, siendo honesta, hoy en día no hay mejor premio que ser publicada y que tu novela funcione bien. Lo primero ya es difícil. Lo segundo, ni te cuento.»

R: «No sabemos qué se nos habrá olvidado de tu alma de escritora. Para cerrar esta entrevista te ofrecemos la oportunidad de añadirlo ahora.»

B: «Como escritora, poco puedo añadir. Acaso que más que escritora me siento lectora. No concibo cómo se puede escribir sin leer.»

R: «Es difícil encontrar preguntas comprometedoras para una de nuestras más queridas socias. Nos hemos esforzado en hacerlas con el afán de que estos dosieres que iremos publicando muestren el lado más humano y creativo a la vez. Por ello, y por tus respuestas, te damos mil gracias y te deseamos muchas más aventuras. Un saludo.»

B: «Un abrazo enorme y gracias a ti y a la asociación.»

Bibliografía:

Volver a Enna (2010), tercer premio del III Concurso Internacional de relatos mitológicos, editado en El camino de los mitos, III concurso internacional “la revelación” de relato y poema mitológico de Ediciones Evohé (2010). Ebook en La Casa del Libro

El huésped de Anníceris (2011), tercer premio del IV Concurso Internacional de relatos mitológicos, editado en El camino de los mitos, IV concurso internacional “la revelación” de relato y poema mitológico de Ediciones Evohé (2011). Ebook en La Casa del Libro

Suplemento dominical (2014), premio Nosferatu de la editorial Saco de Huesos. En Calabazas en el Trastero nº 11. Ebook en Lektu

El caso del encuadernador desmemoriado (2014), ganador del I Premio del Certamen de Relatos Fuenlabrada Fantástica, editorial Kelonia (2014). (No está disponible. Enlace a los libros de Kelonia)

La última voluntad de Anastasij Maksímych (2017), finalista en el III concurso de relatos Homocrisis, en La tecnología respira de editorial Salto de Página (2017). Libro físico en Margen o Pasajes

Algo más de mí (2018), finalista de la convocatoria Visiones de la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror. En Visiones 2018 (No disponible en papel. Ebook a través de Lektu)

Huesos de santo (2018) en la Antología Kalpa IV, relatos de brujería de Castilla y León, Apache Libros. (No disponible)

Falsos amigos (2019), relato publicado en la revista digital Libros Prohibidos con el seudónimo Beatriz Alcaná. Se lee y descarga en la web de la editorial

Dibbuk (2020), relato publicado en la sección NUESTROS SOCIOS ESCRIBEN del blog de la ACLFCFT “CYLCON”

Háganme caso 2021), relato publicado en la revista Supersonic 19 con el seudónimo Beatriz Alcaná (2021). Ebook en Lektu

Diecisiete fiambres (2021), relato publicado por Niña Loba Editorial con el seudónimo Beatriz Alcaná. Ebook en lektu

Mucho polvo (2022), relato publicado en el número 5 de la revista Mordedor con el seudónimo Beatriz Alcaná. PDF en la web de la revista.

Spolia (2022) En enero de este año obtuve el segundo premio del XXXIII Certamen Literario de Ciencia Ficción Alberto Magno con la novela corta Spolia.

Solo queda el silencio (Echidna) (2022) De próxima publicación en la antología “Susurros desde la oscuridad” de Insomnia ediciones.

Imborrable (2022) relato ganador del XXVIII Certamen Literario Villa de Ermua de Narrativa en castellano 2022.

Un cheque al portador (2022) Relato publicado en el nº 6 de la Revista Mordedor.

Apología de lo inútil (2022) Relato seleccionado para ser publicado en el Patreon de El Transbordador. Solo disponible para Patronos.

También soy redactora en la revista de literatura juvenil La Avenida de los Libros (@avenida_libros) y colaboradora de la web Algunos Libros Buenos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.