Autores Socios/as

Conoce a Marco Granado, una entrevista de Jose Luis González

Nací en Burgos en 1964. Último de tres hermanos.

Mi familia tenía por aquel entonces una librería, famosa en los círculos democráticos (y, en consecuencia, clandestinos) de la ciudad por esos años. La librería me sirvió para hartarme de leer tebeos (no me permitían sacarlos, pero sí leerlos los domingos por la mañana, mientras mi padre hacía las cuentas). A mí, la transición me pilló muy joven; fui el único de mis hermanos que no entró en política (el mayor es socio honorario de CYLCON; digo honorario porque, salvo reintegrarme las cuotas que le pago, lo único que ha hecho ha sido mandar un relato una vez; que no estaba nada mal, por cierto).

Mi padre era un fanático de los libros, y le gustaba mucho la ciencia ficción y el terror clásico. Gracias a eso leí antes a Dick, Asimov o Heinlein que a Vargas Llosa, Shakespeare o Faulkner. De hecho, hasta los treinta años los libros de literatura general que había leído podían contarse con los dedos de una mano, dos a lo sumo. De esas primeras lecturas de ciencia ficción, la verdad, recuerdo ya poco. Drácula sí, siempre. Y el Señor de los Anillos, que devoré conforme aparecían los tomos de Minotauro.

A los doce o trece años empecé a leer comic “adulto”, gracias a mi hermano mayor, que se compraba el 1984 y los primeros Cimoc. Luego empecé yo a comprarlos, tan pronto pude pagarlos. Llegué a tener la colección del Cimoc completa, todos los Zona84 (y los 1984 reeditados), los Rambla, Kraken… Ahora están en el trastero, y sigo comprando, de vez en cuando, algún álbum. Por esa época escribí algún relato, como tantos otros chavales. Hace poco encontré alguno y lo releí con cariño.

Estuve en un breve grupo de música, a finales de los 80, formado mientras estudiaba psicología en Salamanca, y he vivido de ella desde entonces (en clínica, social y desde hace unos veinte años en recursos humanos).

Hace más de quince años volví a escribir de vez en cuando, como entretenimiento en los veranos. Empecé a pasármelo bien. En 2010 gané un accésit con El Albergue en un concurso de relatos de terror que organizó la Universidad de Burgos y llegó un momento en que sentí la necesidad de aprender. Estuve 4 años en la Escuela de Escritores de Burgos, con Jesús Pérez, haciendo el itinerario completo de relato. Jesús, además de un profesor excelente y un gran escritor, es una de las mejores personas que conozco y un amigo. Quizá pude haber empezado antes, pero estaba a otras cosas y me faltaba la disposición vital adecuada para escribir

He participado en concursos de microrrelatos locales (no de género), y hasta he ganado algún premio.

Me gusta usar el humor, cuando la historia lo permite, por dos motivos: uno se lo pasa bien escribiendo cosas que pretenden ser graciosas (al menos, me río con alguna de las que pongo) y creo que el humor es un lubricante excelente tanto para las burradas como para los mensajes solemnes.

Odio las trampas al escribir. En la magia, en el terror y en la vida hay reglas. Si un vampiro muerde, morderá siempre. No se le pasarán las ganas para que una valiente heroína pueda huir. Cuando veo una película o leo un libro en el que un ser que se ha cargado a cincuenta tipos sin despeinarse no es capaz de vencer a puñetazos al héroe, algo se me rompe por dentro y pierdo el interés. Soy un obseso de las tramas bien hiladas, o que al menos se sostengan. Eso me lleva a dar mil vueltas (exagero, igual solo son diecisiete) a las historias antes de ponerme a escribirlas. He tenido ideas aparentemente brillantes, o que me lo parecían, alrededor de las cuáles no he sido capaz de crear una trama con sentido. Ahí siguen.

Huyo de los enfoques típicos y las ideas manoseadas. No soy capaz de acabar un relato que me suene parecido a otro que ya haya sido escrito.

Entrevista

Marco Granado tiene en su haber una treintena de relatos publicados. Algunos de ellos han sido premiados o incluidos en antologías. Los más destacables son los dos relatos incluidos en la exigente antología VISIONES de Pórtico (AEFCFT). Tiene relatos también en alguna de las antologías veteranas de la TERBI, en Tentacle Pulp y en nuestro blog de CYLCON. Como el bien dice en su biografía, no hace mucho que escribe, pero a mi modo de ver, le ha cundido.

Ha definido muy bien sus intenciones narrativas: coherencia, verosimilitud, humor. Nos deja pocas cosas sobre las que preguntar, pero improvisaremos.

Redacción: «Buenos días Marco. A bocajarro. ¿Por qué te interesa el terror, luego la fantasía y finalmente todo lo demás? ¿Quizá tiene que ver con tu profesión y “esa manía” de los psicólogos de querer dar forma al monstruo que todos llevamos dentro?»

Marco: «La verdad es que la mayoría de psicólogos/as que conozco pasan bastante de monstruos… Mi interés viene de bastante antes de mis estudios de psicología. Leía ciencia ficción y fantasía con 12 años, y poco después cayó en mis manos Drácula y me fascinó. Empecé a escribir cuando ya había abandonado la psicoterapia tanto a nivel profesional como personal, pero con seguridad no escribiría o no lo haría igual de no haber pasado por ese proceso. Creo que me influyó más mi padre, que sí era un amante de la ciencia ficción, y el tener a mano los libros de Dick, Heinlein y demás (la mayoría de los cuáles, me avergüenza decir que he olvidado). Recuerdo con mucho cariño el Slan de Alfred van Vogt, una de mis primeras lecturas. Mi pasión por los superhéroes nació con ese libro.»

R: «Vuelvo a insistir en que es complicadísimo hacer la próxima pregunta sin saber qué demonios me contestan en la primera, pero a riesgo de… Algunos de tus temas tienen un marcado contenido social, el protagonista contra el mundo, la sociedad o los extraterrestres. A pesar de esa fina ironía que introduces frecuentemente en los textos, da tristeza leerlos porque parece que no te fías del futuro. ¿Tienes esa visión fatalista que hoy denominamos Distopia sin despeinarnos?»

M: «Tengo la certeza de que la gran mayoría de las personas nos sentimos inclinados a ayudar al prójimo, sobre todo al prójimo que sentimos cercano. Por otra parte, nos resulta demasiado fácil alejarnos de la gente (sobre todo, a partir de etiquetas) y la historia nos enseña que, bajo la influencia de creencias firmes, una buena persona puede actuar de modo aborrecible. Eso me asusta y me preocupa a partes iguales. Además, creo que los grupos y las sociedades humanas tienden a actuar de modo más primario que los individuos. En resumidas cuentas, confío en que la humanidad sobreviva, pero creo que lo hará de una forma mucho más dolorosa de la que sería posible. Aunque tengo esperanza en la gente joven. Veo mucho bueno ahí. Todo ese batiburrillo aparece en las historias que se me ocurren. Ahí suele salir lo más oscuro, porque el conflicto es el motor de un buen relato.»

R: «Hablemos del humor dentro de los relatos (a mí me gustaba la palabra “cuentos” …). Es, como ya dije, un humor irónico, con una sutil ironía, nada molesta, capaz de arrancar leves sonrisas a la seriedad de tus planteamientos y que no distrae nada. Es más, creo que aporta oxígeno a temas tan serios. ¿Qué significa para ti ese humor? ¿Buscas algún objetivo concreto en tu narrativa? ¿Quieres aligerar, como insinúo, la dureza de algunos planteamientos? Es una pregunta trampa, para que te enrolles un poco con este tema, que a mí y a más lectores nos resulta interesante…»

M: «Descubrir que podía usar el humor supuso el darme cuenta de que me lo pasaba mucho mejor escribiendo cosas divertidas que historias oscuras y serias. La satisfacción final puede ser la misma en uno u otro caso, pero el proceso es mucho más agradable cuando escribes bajo un prisma de humor. A veces me río solo, delante del ordenador, ante una idea que me parece divertida. Mi compañera ya lo sabe y no se extraña, al fin y al cabo no es lo más raro que me ha visto hacer. El humor me parece un recurso literario más, como saber describir con precisión un entorno o ser capaz de escribir oraciones de cincuenta palabras. Además, cada vez más, descubro que me encanta leer cosas divertidas. Ahora mismo, me tienen entusiasmado gente como Darryl Gregory o Tim Pratt. Pero bueno, probablemente más de un 50% de lo que escribo intenta no ser gracioso.»

R: «Un pequeño salto para el escritor, pero un gran salto para los lectores: Hablas de las ideas que te surgen y que apenas puedes empezar a tratar o escribir (afortunadamente, otras sí que han sido narradas). Las ideas surgen por motivaciones, creo. ¿Cuáles son tus motivaciones, aquellas que quieres que salgan de tu tripa y se transformen es Ideas, primero y luego en cuentos (ves, ya la metí, la palabra)? Sé que un escritor escribe porque sí. Pero también sé que el ser humano detrás de ese escritor tiene unos sentimientos, unos ideales, unos sueños. No nos cuentes tus sentimientos, pero sí tus sueños…»

M: «Vaya pregunta… Gemma Files, una autora a la que admiro, habla de que sus relatos surgen de sus miedos, convenientemente digeridos. Con frecuencia la idea primaria de mis cuentos surge de una manera similar, aunque la trama y el final que les doy tiene más que ver con el afrontar esos miedos. Claro que si uno escribe terror, y quiere ser coherente, al final los malos ganarán a menudo. Si uno se mete con Satán, o con Cthulhu, no puede esperar salir airoso.»

R: «Tengo claro que un autor no debe recibir nunca “consejos”. De nadie, ni de otro autor afamado, ni de un perrete lector que se crea más listo que nadie. Lo que un escritor tiene y debe manejar son “herramientas” para su oficio, me pienso (un coloquialismo que me divierte). Ya has mencionado la escuela de escritores de Burgos y señalado que te sirvió de experiencia. ¿Encontraste allí algunas de esas herramientas? Sobre todo: ¿Te sirvieron para desarrollar tus historias tal y como querías? ¿Sirvieron para dar discurso coherente a tu narrativa, que de eso tratan las herramientas?»

M: «Mi paso por la Escuela de Escritores de Burgos fue maravilloso. De eso tienen mucha responsabilidad tanto Jesús Pérez, el profesor, como mis compañeros y compañeras. Desde que acabé los talleres formales participo en un grupo de exalumnos y exalumnas, y me cuesta entender mi escritura sin ellos como referencia. Participar en los talleres no solo me dotó de herramientas para contar lo que quería contar, sino que me abrió la mente a la literatura en general, que tenía abandonada por prejuicios simples y puros. Me ayudó a crear historias que de otra forma nunca se me hubieran ocurrido. Hay gente que tiene una calidad natural para escribir y no necesitará algo así, pero mi escritura se basa en el trabajo, el tiempo y corregir y corregir mucho. Los primeros borradores de mis escritos suelen rozar lo bochornoso. Los cuentos de los que más orgulloso estoy han seguido un proceso no constante de años, de sucesivas presentaciones a concursos y antologías y ligeras mejoras con cada revisión hasta llegar al formato final.»

R: «Bueno, si te he formulado las preguntas correctas sabremos todos algo más sobre el espíritu de Marco Granado, escritor. Vayamos ahora a algo más prosaico. Hay un pajarito que me ha contado… (que lo he leído por ahí, vaya) que preparas una novela corta y una antología con tus mejores relatos. ¿Qué nos puedes contar de esto?»

M: «Tengo una novela corta a medio escribir la que espero dar un empujón estas vacaciones. SF de lo más sucio, ambientada aquí y ahora. Lo de la antología de relatos, no lo veo a corto plazo. He pasado por sucesivas ideas: un libro de cuentos sobre monstruos clásicos, otro exclusivamente de relatos sobre zombies… Ahora me inclino a pensar que, cuando deje de escribir, me autoeditaré un libro con los relatos que más me gustan de ciencia ficción y otro de relatos exclusivamente de terror. Si me preguntas dentro de un mes, igual te digo otra cosa…»

R: «Al hilo de planes futuros, tengo la sensación que no participas en exceso en las convocatorias de antologías, concursos, etc. ¿Es cierto que mandas pocos escritos a esos lugares? ¿Por qué? ¿Quizá quieras ser un tanto selectivo -estas en tu derecho- sobre donde mandas tus cuentos?»

M: «Sobre todo por pereza y por simples olvidos. Me gusta mucho publicar cosas, pero no me gusta nada buscar convocatorias. Además, tengo la costumbre de que siempre reviso y corrijo un relato antes de enviarlo a cualquier parte, porque me gusta que cada cuento me represente en un momento dado. Y soy lento, escribiendo y corrigiendo. No intento ser selectivo. Solo se me ocurre una revista con la que he decidido no participar por cuestiones de conciencia.»

R: «Nos gustaría saber que tanto influyen esas ‘otras vidas’ que uno tiene en sus historias. El lector de tebeos, el musico, el amigo, el paseante…  Son temas más para una conversación cara a cara, pero si te interesa exponer alguno de ellos, aquí tienes un hueco…»

M: «Me encantan los cómics. Fuera de los tebeos de la infancia, que leí todos, empecé a comprar cómic con catorce años. Tuve la colección casi completa del 1984, y completas las del Cimoc, el Zona 84, el Rambla, los Kraken… Ahora compro álbumes de vez en cuando. La música es una de las cosas que te marca para toda la vida, como jugar al rugby. Ser parte de un grupo, crear tus canciones… Varios de mis mejores amigos estuvieron ahí conmigo. Es el tipo de cosas con las que te defines como persona: soy Marco, me gustan los cómics y toqué en un grupo. Ah, y mi mujer y yo tenemos un hijo.»

R: «Terminemos. Dispones de una narrativa correcta, de unas historias ciertamente distintas, novedosas. Yo desearía que algunas fueran un poco más desarrolladas porque me saben a poco, pero ¿qué se yo?. Historias entretenidas, epatantes (¿por qué no?), intensas… Uno más de les autores castellano leoneses de la que voy bautizando como ´generación del 21´. Por cierto, en algunos relatos tuyos utilizas “lenguaje inclusivo”. Ciertamente se lee bien. ¿Lo encuentras útil?. Muchas gracias por tus respuestas y por tu disposición para elaborar esta pequeña ficha. Sigue deleitándonos, por favor (¡esos zombis tuyos…!)»

M: «Lo del lenguaje inclusivo es otra herramienta más. Lo usé en algún relato, porque en literatura hay que probar de todo. No sé si volveré a usarlo, al menos de momento. El español no es un idioma que se preste demasiado, pero eso cambiará (o no) con los años. Muchas gracias por tu entrevista, José Luis. Me has llevado a pensar más de lo que quería.»

R: «Gracias a ti, Marco, por tu franqueza, tu humor y tus maravillosos cuentos.»

RELATOS


El Albergue (2010) Este cuento consiguió el 2º accésit en el Concurso de Cuentos de Terror convocado por la Universidad de Burgos (UBU) ese año. No publicado, pero disponible en el blog El verso proverbial.

El comienzo de algo grande (2014) Primer premio de la convocatoria de la TERBI (Tertulia vasca de ciencia ficción), publicado en la revista nº 9 del mismo nombre y en un recopilatorio de relatos premiados desde 2011 a 2014 (ambos difíciles de encontrar). Aquí podéis ver la ficha del relato en la web de la Tercera Fundación.

Reflejos (2015) Publicado en la Antología Visiones 2015 de Pórtico (AEFCFT), selección de Ricardo G. Yayo, Javier Vidiella y José M. Cardenas. No disponible. Su ficha en la Tercera Fundación.

La máquina (2019) Publicado en Tentacle Pulp nº 8. Relato accesible a través de la App de Tentacle (para Apple y Android) previa suscripción.

Perder de vista a la humanidad (2019) publicado en la Antología Naves Nodrizas (Kalpa V) de la ACLFCFT (CYLCON). Disponible en versión digital en Lektu.

Baterías (2019) Publicado en Tentacle Pulp nº 10. Relato accesible a través de la App de Tentacle (para Apple y Android) previa suscripción.

El proceso de convertirse en villano (2019) Publicado en Tentacle Pulp nº 12. Relato accesible a través de la App de Tentacle (para Apple y Android) previa suscripción.

Adornos de Navidad (2019) Publicado en el blog de la ACLFCFT (CYLCON).

Hay que ser más listo que el jefe (2020) Publicado en el blog de la ACLFCFT (CYLCON).

Motel (2020) Segundo premio del concurso de Altavoz Cultural, publicado en la Antología El tercer ombligo de Cerbero, disponible en papel o digital en Amazon.

Cuentos antes de despertar (2020) Publicado en el blog de la ACLFCFT (CYLCON).

Programa especial (2020) Publicado en 2 entregas consecutivas en el Blog de CYLCON.

Una nueva esperanza (2020) Publicado en el Blog de CYLCON.

Silencio (2020) Publicado en la Antología El Mercader de Venus, vol. 2 de la editorial Con Pluma y Pixel) Disponible en algunas librerías, a través de la editorial y en Amazon.

Herminio al cubo (2020) Publicado en el blog de CYLCON.

Slasher (2020) Publicado en el blog de CYLCON.

Rastreo (2020) Publicado en el blog de CYLCON.

Partido de fútbol (2020) Publicado en el blog de CYLCON.

Mobbing (2020) Publicado en el blog de CYLCON.

Atrás (2020) Publicado en el blog de CYLCON.

O todos o ninguno (2020) Publicado en el blog de CYLCON.

Fin de la historia (2021) Publicado en el blog de CYLCON.

…en la misma piedra (2021) Publicado en el blog de CYLCON.

T.D.R. (2021) Publicado en el blog de CYLCON.

A la carrera (2021) Publicado en Tentacle Pulp nº 21. Relato accesible a través de la App de Tentacle (para Apple y Android) previa suscripción.

Mal día (2021) Publicado en el blog de CYLCON.

Muñecos (2021) Publicado en el blog de CYLCON.

Dignidad (Highly Gifted) (2021) Publicado en el blog de CYLCON.

La mujer de junio (2021) Publicado en la Antología Visiones 2021 de Pórtico (AEFCFT), selección de Diana P. Morales, Pablo Campos y Elena Lozano.. No disponible. Su ficha en la Tercera Fundación.

Su futuro deseado® (2021) Publicado en el blog de CYLCON.

El segundo cerdito (2022) Publicado en Tentacle Pulp nº 28. Relato accesible a través de la App de Tentacle (para Apple y Android) previa suscripción.

Brigida de Kildare (2022) Publicado en el blog de CYLCON.

Mal día 2 (2022) Publicado en el blog de CYLCON,

Encantar una casa (2022) De próxima publicación en la antología CYICON I de la ACLFCFT (CYLCON)

Carne (2022) accesit de próxima publicación en la antología “Sueños, Visiones y Terrores III” de la cuaderna del norte.

ARTICULOS y RESEÑAS

Reseña (2021) de Antigua Sangre, novela de John Connolly, número 18 de la saga de Charlie Parker y sus dos compañeros. Publicado en el blog de CYLCON

Los viajes de Ijon Tichy, articulo (2019) sobre la obra de Stanislaw Lem, publicado en el blog de CYLCON

De un lugar perdido (2019) reseña-recomendación sobre la obra de Antonio Vega. Publicado en el blog de CYLCON

El viento soñador y otros relatos, reseña (2018) sobre la antología de relatos editada por Mariano Villarreal. Publicado en el blog de CYLCON

1 comentario en “Conoce a Marco Granado, una entrevista de Jose Luis González”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.